Sobre un año de promesas

Querido cristiano/curioso, algunas personas creen en el destino o en las señales, yo creo en lo que Dios y la biblia me dicen. Algún día te contaré qué es ser cristiana para mi, por lo pronto te dejo mi travesía bíblica para saber que no me estaba equivocando en esta decisión.

Intento – porque no siempre tengo éxito – leer una porción bíblica cada mañana, en estas, Dios me regaló promesas hermosas, me confirmó varias cosas y calmó mi ansiedad constante de manera directa. No es necesario que creas nada de lo que dice aquí, pero si es importante que lo respetes.

Para postular

Como te comenté en el artículo sobre mi viaje, tenía que tomar una decisión sobre dónde estudiar la maestría. Yo quería ir a Israel, pero no quería ir a gastar mis dólares y volver a casa sin nada, quería hacer algo diferente. Dios me regaló tres porciones bíblicas tan directas que me levantaron a ser proactiva en torno a este objetivo mayor: Ir a Israel.

Isaias 56:6-7 – Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle, y que amen el nombre de Jehová para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen mi pacto, yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.

WhatsApp Image 2017-10-12 at 8.55.52 AM

Isaias 61:5 – Y extranjeros apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores.

Pase lo que pase luego de este año en Israel, siempre seré una extranjera, que tomó la decisión de venir a edificar muros, a apacentar ovejas, a servirle a Jehová porque lo amo.

Para sostenerme en el proceso de irme

Traducir documentos, buscar financiamiento, organizar papeles, créeme, se necesita un don especial para eso. Tiendo a ahogarme en vasos de agua, entonces he querido/podido tirar la toalla varias veces, pero luego me sentaba y me daba cuenta de cuan lejos ya estaba llegando. Dios me estaba levantando, para que a través de mi pudiera mostrar su poder, y definitivamente se está luciendo.

Romanos 9:17 – Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.

No sé si ya te conté que gran parte de mi experiencia profesional está ligada al sector académico. De asistente de cursos virtuales a jefe de prácticas, siendo hija y nieta de profesores, no me tomó mucho tiempo darme cuenta que la educación me apasionaba, no solo para aprender, sino para poder enseñar.

Un versículo que use para mi ensayo al postular a la maestría fue el que sigue. La junta evaluadora de la universidad quería saber qué haría con una maestría, la respuesta me la dio Romanos en una de las tantas reuniones de la iglesia a la que voy y me lo confirmó en algún momento de mis lecturas mañaneras.

Romanos 12:7 – o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;

Mientras tomaba decisiones en torno a la maestría, tuve que enfrentarme a tomar una decisión laboral muy importante, no entraré en detalles pero básicamente me dieron un ultimátum, o la maestría o la renovación de mi contrato. Creo que ya sabes que escogí, ¿no?

No fue fácil aceptar que ya no tenía ese trabajo, en serio me gustaba mucho, pero entre que lo fui entendiendo, mi segundo trabajo se volvió mucho más interesante y gratificante. Cosas nuevas e interesantes sucedieron, entendí que nada podía tirarme abajo, porque Dios tenía mejores cosas preparadas, y Él me estaba respaldando en mis decisiones.

1 Corintios 3:17 – Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

Cuando estaba en trámites con el BBVA, las cosas no pintaban bien, tuve unas conversaciones con mi ejecutiva, quien me dijo que lo intentaría y me avisaría. Un miércoles me quedé dándole vueltas a este versículo y recuerdo haberle dicho a mis papás que todo saldría bien, porque el poder de Dios lo haría. El viernes de esa misma semana me llamaron para decirme que el préstamo fue aprobado.

WhatsApp Image 2017-10-12 at 8.54.38 AM

Es bonito contarte cómo Dios responde a través de su palabra tus peticiones, pero también es importante decirte que en el espacio de una respuesta y otra es muy probable que la ansiedad te ataque. Algunas mañanas Dios no me daba una respuesta concreta a lo que pedía, pero me daba algo para relajarme, para hacerme entender que no estaba en esto sola, que Él se estaba haciendo cargo.

Filipenses 4:6 – Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Filipenses 4:19 – Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Martes 29 de agosto, preocupada porque faltan pocos días para hacer el pago final de la maestría y PRONABEC no se pronuncia, y no contesta mis llamadas, pero esa mañana Dios me recordó que soy partícipe de su herencia, de su respaldo. El representante de PRONABEC me confirmó que todo estaba aprobado y que el proceso iba viento en popa. No existen casualidades.

Colosenses 1:12 – con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz

Para reconfirmar mi decisión

Cuando las cosas no van particularmente bien, uno tiende a dudar de las decisiones que tomó. Te pasa a ti, me pasa a mi. Muchos cristianos buscan que la biblia les de una respuesta con detalles específicos, porque obviamente cuando se escribió existía KLM y demás cosas. Un jueves leí este versículo y me quedé tan asombrada que al día siguiente oficialmente comencé el proceso de empacar.

WhatsApp Image 2017-10-12 at 8.53.00 AM

En efecto, ha pasado un año desde que comencé a hacer y querer esto. Un año de subidas y bajadas. De querer renunciar a todo y al mismo tiempo no querer dejar nada. Un año de pruebas y reconocimientos. Un año de decisiones. Un montón de ellas. Un año que marca el inicio de algo totalmente diferente en mi vida, algo que espero con ansias y un poco de temor pero confiada en que si Dios me acompañó hasta aquí, en definitiva estará conmigo en Israel y lo que venga después.

Hebreos 11:9 – Abraham confió tanto en Dios que vivió como un extranjero en el país que Dios le había prometido. Vivió en tiendas de campaña, igual que Isaac y Jacob, a quienes Dios también les había prometido ese país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s